Un punto de recarga por cada vivienda en 2019

Un punto de recarga por cada vivienda en 2019

El nuevo proyecto de Directiva Europea incluirá la obligación de instalar un punto de recarga por cada vivienda que se construya en Europa. Se espera que entre en vigor en 2019.

Una de las condiciones casi fundamentales hoy en día para poder disponer de un coche eléctrico es disponer de una plaza de garaje equipada con un punto de recarga. Existen soluciones alternativas como el alquiler de una plaza de aparcamiento en un garaje público o contar con un punto de recarga en el puesto de trabajo. De cualquier forma, resulta absolutamente imprescindible disponer de un punto de recarga vinculado.

En el proyecto de Directiva Europea se contempla la obligación de instalar un punto de recarga por cada vivienda de nueva construcción. Esta Directiva se une a otro proyecto previsto para 2023: la Unión Europea aprobará el reglamento que obligará a que el 10% de las plazas de aparcamiento de los nuevos edificios incorporen un punto de recarga.

Esta iniciativa está en línea con los planes de países como Noruega y Holanda que se están planteando prohibir los vehículos con motor diésel para el año 2025. También corre en paralelo con el impulso de los fabricantes a la movilidad eléctrica con nuevos coches eléctricos que duplican y triplican la autonomía de los de la primera generación.
El aumento del parque de coches eléctricos obliga a incrementar la infraestructura de recarga, tanto la rápida, en las carreteras, como la vinculada, en los hogares, como la de oportunidad, en edificios públicos.

Un reciente informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) concluye la necesidad de implementar nuevas medidas para la reducción del dióxido de azufre (SO2) en la Unión Europea. También advierte de que un escenario en el que los coches eléctricos representen un 80% del parque automovilístico pondrá a prueba la capacidad del sistema de suministro eléctrico. Esta situación obligaría a la construcción de 50 estaciones de generación de electricidad en toda Europa.

Martin Adams, jefe de la unidad de la contaminación del aire de la AEMA, advierte que es fundamental que la fuente de energía de estas nuevas centrales sea renovable, lo cual exige algunas decisiones fundamentales para el desarrollo del sistema energético en Europa.

Con tecnologías como el V2G esta incorporación de puntos de recarga y coches eléctricos puede ayudar a equilibrar la curva de demanda de energía y a regular el uso de energías renovables. Este tipo de estímulo del mercado no es sólo positivo, sino obligatorio si queremos ver un despliegue masivo de vehículos eléctricos en el futuro cercano.

1e490ca

Director de ASEPA (Asociación Española de Profesionales de Automoción)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *