sustainable

En los últimos 30 años, la industria ha comenzado a preocuparse no sólo de sus resultados financieros, sino también de la huella ambiental que generan sus operaciones y su cadena de suministro. Las empresas que se responsabilizan de ésto, no sólo protegen el medio ambiente y reducen su huella de carbono, sino que ahorran dinero y promueven la eficiencia en las operaciones de toda su cadena productiva.

La pregunta que todos se hacen es ¿cómo lo ponemos en práctica?

PriceWaterhouse Coopers (PwC), además de auditar estados financieros, certifica la huella de carbono de más de 300 empresas en Europa. El primer volumen de su Transportation & Logistics 2030 report, abordó específicamente “cómo la cadena de suministro deberá evolucionar en un mundo con problemas en el suministro energético y con reducciones de carbono”.

Sus mediciones y encuestas a profesionales del sector, le permitieron concluir que la cadena de suministro podrá hacerse más eficiente, si logra aumentar su control en tiempo real del flujo de su operación tal como muestra el siguiente gráfico. 

image_3

La mayoría de las empresas buscan reducir los costes vinculados al consumo de energía. La clave para un mayor control de eficiencia, es lograr la mayor colaboración de todos los actores involucrados en la cadena productiva.

Un catalizador de la colaboración, es la mejora en la  conectividad. El CDP Supply Chain Report para 2014-2015 muestra que, en la medida que la conectividad aumenta, las redes digitales de suministro permiten entregar mayor visibilidad y una mejor trazabilidad, lo que facilita la colaboración de las distintas etapas de la red de suministro y de sus actores. Una alianza entre éstos, permite intercambiar información y generar más consciencia de las mejores prácticas en el área de la sustentabilidad. Esto fomenta el intercambio de conocimiento y la búsqueda de mejores soluciones del sector.

El uso de la tecnología permitirá desarrollar modelos de operación más flexibles, ya que en el futuro las redes de suministro permitirán alinear los modelos operativos de sus proveedores de equipos con sus propias metas de reducción de emisiones y eficiencia energética. Por esto, una cadena de suministro digitalizada cuyos socios estén sincronizados e integrados a la red de información, es clave para reducir los costes ambientales y financieros.

Un ejemplo de lo anterior es Procter and Gamble (P&G). En un artículo escrito para el periódico británico “The Guardian“, P&G señala que desde el año 2002 han disminuido a la mitad su huella medioambiental en cuanto a consumo energético; emisiones de C02; manejo de residuos y consumo de agua. Esto les ha permitido ahorrar cerca de $1.000 millones de dólares.

En el 2007, se propusieron reducir el número de kilómetros recorridos por sus camiones en un 30% al año 2015. La compañía alcanzó esta meta en Europa occidental, mediante el uso de redes de transportes intermodales; un rediseño de sus redes y el uso de “corredores verdes” entre sus puntos de repartos más importantes. Como consecuencia, las empresas que trabajan con ellos entran en una alianza que les permite alcanzar en conjunto, operaciones más rápidas, fluidas y menos costosas.

¿Cuáles son las preocupaciones de tu empresa en términos de eficiencia energética y reducción de emisiones? ¿Cuál ha sido su enfoque en esta materia? Me gustaría conocer tu opinión.

driv.in

About Francisca Howard

Francisca es Ingeniero Comercial de la Universidad Adolfo Ibañez. Trabajó diez años en retail y los últimos meses se ha desempeñado como Gerente de Desarrollo Comercial en Driv.in, una solución SaaS, que permite a empresas con operaciones intensivas de despacho, reducir de manera significativa sus costos de transporte y además mejorar la calidad en el servicio a sus clientes finales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *